NIVELES Y CICLOS
 
PLANIFICACIONES
EDUCACIÓN PARVULARIA
NIVELES Y CICLOS
SALA CUNA MENOR
SALA CUNA MAYOR
NIVEL MEDIO MENOR
NIVEL MEDIO MAYOR
PREKINDER/TRANSICIÓN I
ÁLBUMES
KINDER/TRANSICIÓN II
ABUSO SEXUAL
AÑO NUEVO MAPUCHE 24
BUEN TRATO
CATALOGO
CLUB
CUENTOS
CULTURAL
CURSO PLANIFICACION
CURSO PEI
EVALUACIONES
HALLOWEEN
LIBROS
NAVIDAD
SEMANA SANTA
PADRES
TEMAS ESPECIALES
PLANES ANUALES
ENERO
FEBRERO
MARZO
ABRIL
MAYO
JUNIO
JULIO
AGOSTO
SEPTIEMBRE
OCTUBRE
NOVIEMBRE
DICIEMBRE
LINKS
NIVELES Y CICLOS DE LA EDUCACIÓN PARVULARIA

imagen
La organización de los aprendizajes esperados en dos ciclos sigue la tendencia mundial en este aspecto.

Ella se basa en que alrededor de los tres años se cumple un período importante del desarrollo, porque se consolidan procesos que comenzaron a instalarse desde los primeros meses o porque adquieren otros énfasis; a la vez que se inician otros nuevos, que van adquirir luego otra dimensión al iniciarse la Educación Básica.

Los dos ciclos que se proponen son:
PRIMER CICLO: Desde los primeros meses a los 3 años.
SEGUNDO CICLO: Desde los 3 hasta los 6 años, o su ingreso a Educación Básica.
La organización curricular de los objetivos de estas Bases, que responde a las características de desarrollo y aprendizaje de los párvulos, ofrece una referencia que orienta sobre los períodos óptimos para determinados aprendizajes.

No constituye necesariamente un criterio para organizar los grupos de trabajo de las niñas y niños a nivel de salas de actividades, lo que dependerá de las modalidades curriculares que se seleccionen.

A su vez, facilita la selección de los objetivos en cada etapa y la organización del qué y cuándo aprenden los niños en un currículum.

Se opta por el concepto de ciclos de aprendizaje, en vez de niveles, porque la Educación Parvularia constituye en sí misma, al igual que la Educación Básica y Media, un nivel educativo.

A ello se agrega que el concepto de ciclo alude a una forma de ordenar temporalmente el proceso educativo a partir de ciertas categorías integradoras en tramos de más de un año, cada uno de los cuales secuencia y ordena con más flexibilidad y sentido los diversos aprendizajes que deben alcanzar los niños en una determinada etapa de su desarrollo evolutivo.
Al interior de los ciclos se detectan distinciones importantes de acuerdo a las necesidades de aprendizaje de las niñas y niños y según sus características de desarrollo, entendiendo que éste último es un proceso continuo en el cual puede diferenciarse una gradualidad, que va de lo global a lo específico y de lo simple a lo complejo, según crecen los niños.

Es necesario precisar que la edad cronológica, como indicador del desarrollo evolutivo y del potencial de aprendizaje de los niños, debe ser entendida y aplicada con flexibilidad.

Esto significa considerar que un niño puede transitar del primer al segundo ciclo antes de cumplirlos.

En el PRIMER CICLO, los niños comparten la necesidad de una atención individualizada debido a su vulnerabilidad y a la dependencia que tienen de los adultos; al finalizar este ciclo, junto con el desarrollo de una mayor autonomía e identidad van manifestando mayor interés por integrarse y participar progresivamente en pequeños grupos.

Si bien en torno a los dos años comienzan a manifestarse cambios relevantes en el desarrollo de los niños, tales como los procesos de simbolización entre los que destaca el lenguaje, y mayores habilidades y coordinaciones motoras gruesas y finas, es alrededor de los tres años que estos procesos logran consolidarse en una primera fase.
El SEGUNDO CICLO considera el período desde aproximadamente los tres a los seis años.

Se estima que en torno a los tres años los niños han alcanzado un desarrollo evolutivo que les permite participar más independiente y activamente de una mayor cantidad y variedad de experiencias educativas, integrándose a grupos más grandes y/o con niños mayores, que favorecen el logro de nuevos y más ambiciosos aprendizajes.

Se produce un cambio significativo en sus necesidades de aprendizaje debido a una mayor autonomía en relación a los adultos, capacidad de integrarse con otros y expansión del lenguaje.

En esta etapa, niñas y niños han logrado mayor dominio, control y coordinación sobre sus movimientos y una mayor conciencia acerca de las características y posibilidades de su cuerpo, lo que les permite sentirse más seguros y confiados.

El inicio del pensamiento intuitivo les permite establecer relaciones lógico-matemáticas y desarrollar significativamente el lenguaje y la capacidad de comunicación; ya han logrado diferenciarse y avanzar significativamente en la construcción de su identidad, lo que los habilita a ampliar y diversificar sus relaciones interpersonales.

Por otra parte, las niñas y niños han adquirido el control de esfínteres.

Es importante considerar que alrededor de los cuatro años, tanto por la expansión de las capacidades psicomotoras, cognitivas, afectivas y sociales, como por la proximidad a la Educación Básica, los niños requieren de una mayor especificidad y complejidad en los contenidos de los aprendizajes.

De esta manera, se debe iniciar una aproximación más directa a las experiencias que se derivan de los diferentes sectores de aprendizaje del curriculum escolar, manteniendo siempre un enfoque integrado de ellas, lo que es congruente con la forma como el niño percibe el mundo.

http://www.slideshare.net/Rapsodia/bases-curriculares-de-educacion-parvularia
Concluyendo:

PRIMER CICLO:

SALA CUNA MENOR: Bebés de 84 días hasta los 11 meses.
SALA CUNA MAYOR: Bebés de 1 año a 1 año 11 meses.
NIVEL MEDIO MENOR: Párvulos de 2 años a 2 años 11 meses.

SEGUNDO CICLO:

NIVEL MEDIO MAYOR: Párvulos de 3 años a 3 años 11 meses.
TRANSICIÓN MENOR O PREKINDER: Párvulos de 4 años a 4 años 11 meses.
TRANSICIÓN MAYOR O KINDER: Párvulos desde los 5 años hasta los 5 años 11 meses.